SSpS PDF Imprimir E-mail
Escrito por siervasssps   
Martes, 24 de Mayo de 2011 09:23

  
Congregación Misionera de las Siervas del Espíritu Santo
Segunda fundación de San Arnoldo Janssen 
 
 “Anhelo entregar toda mi vida y todo mi amor al servicio del Evangelio” escribió a Arnoldo Janssen Elena Stollenwerk de 29 años en noviembre de 1881 desde el pequeño pueblo Rollesbroich en Eifel (Alemania). Desde pequeña, estaba como poseída por el anhelo de ir a China como religiosa misionera para dedicarse al cuidado de los huérfanos pobres y abandonados. Pero en Alemania no existía ninguna congregación femenina que trabajase en países de misión, y mucho menos en China. En Elena, sin embargo, ardía un fuego que ningún impedimento humano era capaz de extinguir. Algo parecido le sucedía a la coetánea Hendrina Stenmanns de Issum en la Baja Renania, que desde hacía mucho se sentía atraída a la vida religiosa y al servicio de los pobres y enfermos, pero no veía ninguna posibilidad donde poder realizar su vocación.


Arnoldo Janssen reconoció pronto la utilidad de la mujer en el anuncio de la Buena Noticia. Son las mejores pioneras de la misión y pueden llegar a las personas, aún allí donde a los hombres les está vedada la entrada. Sin embargo, no tenía todavía planes concretos, y tanto Elena como Hendrina estaban dispuestas a trabajar como empleadas en la cocina de la casa misionera. Siete largos años esperaron con paciencia, hasta que finalmente el 8 de diciembre de 1889, junto con otras cuatro mujeres entusiastas por las misiones, pudieron iniciar su vida religiosa misionera.

Rápidamente creció el número de las Hermanas, y en 1895 las primeras misioneras emprendieron el viaje a ultramar, por cierto, no hacia China como tanto deseaba Elena Stollenwerk, sino hacia Argentina. Poco después se asumieron otros compromisos en Togo, Nueva Guinea, USA y Brasil. Para Elena Stollenwerk estaba reservada otra misión: Arnoldo Janssen, hombre de oración, concretó un plan desde hacía mucho perseguido y separó un grupo de Hermanas que, en absoluta clausura, debían rezar por las misiones. Elena pasó a formar parte de esta nueva comunidad donde fallecía el 3 de febrero de 1900.

 
Hoy cerca de 4.000 Hermanas de 50 diversas naciones trabajan en todos los continentes: Japón, Corea, Taiwan, Filipinas, Papúa Nueva Guinea, Australia, India, Indonesia, Ghana, Togo, Botswana, Angola, Mozambique, Etiopía, Zambia, Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay, México, Cuba, Siberia, USA. Además en quince países europeos (Holanda, Alemania, Austria, Suiza, Italia, España, Portugal, Inglaterra, Irlanda, Polonia, Eslovaquia, República Checa, Ucrania, Rumanía, Rusia). Últimamente se iniciaron actividades en Antigua (Caribe) y en la República Sudáfrica.
“Siervas del Espíritu Santo” (Servae Spiritus Sancti - SSpS) así bautizó Arnoldo Janssen a la comunidad de las Hermanas Misioneras. Esto no era solamente un nombre, sino todo un programa de vida que se fue desarrollando y profundizando con el correr de los años y la extensión a otros países. Lo que se pretendía y se pretende hoy día es vivir llenas del Espíritu de Jesús y como Él transmitir con la vida y las obras la Buena Noticia del amor liberador de Dios Padre a todas las personas. Esto, sin embargo, es solamente posible viviendo en consciente y estrecha unión con Jesucristo que dio su vida para que las personas tengan vida - vida en abundancia (Jn 10, 10).
Las actividades misioneras abarcan la pastoral y catequesis, la enseñanza y educación, la atención a enfermos y programas de salud, el apostolado social, la formación de adultos y muchos otros servicios para la promoción de la dignidad de las personas. Los cambios políticos, sociales y económicos de las últimas décadas requieren, cada vez más, Hermanas que se dediquen sobre todo a las personas marginadas por la sociedad y que, por lo general, carecen de voz: mujeres y niños, ancianos y enfermos, pueblos amenazados y minorías, refugiados y emigrantes y los enfermos de VIH/SIDA cada vez más numerosos.

Las Siervas del Espíritu Santo, desde hace mucho, entienden su misión no como un “camino de sentido único”, sino como intercambio entre Norte y Sur, Este y Oeste, como un caminar juntos en la misma misión. Hoy, las “Misioneras de Steyl” viven y trabajan en todos los Continentes en comunidades internacionales e interculturales y unen sus fuerzas y capacidades en el servicio misionero. Así es como cumplen la visión original de Arnoldo Janssen, Elena Stellenwerk y Hendrina Stenmanns de anunciar el amor de Dios Trino para que “el Corazón de Jesús viva en los corazones de todas las personas”.

Sr. Maria Petra Schüttenkopf SSpS

Actualizado ( Martes, 24 de Mayo de 2011 11:00 )
 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.