Steyl PDF Imprimir E-mail
Escrito por siervas   
Domingo, 29 de Mayo de 2011 00:00

 Todo empezó en Steyl

El P. Arnoldo nació en 1837, en Goch, Bajo Rin, Alemania,el segundo de 11 hijos. Su padre fue un hombre de negocios y tenía una pequeña finca. Su madre era ama de casa. Tras hace sus estudios universitarios y su teología en Münster, Arnoldo fue ordenado sacerdote en 1861 a la edad de 24 años. Su preferencia por la matemática y las ciencias naturales le hizo ganar un premio por un examen en la universidad de Bonn y recibió la autorización para enseñar en un colegio. Mientras enseñaba en Bocholt por 12 años, ayudaba en la pastoral de la parroquia San Jorge.

 En 1865 comienza a promover el “Apostolado de la Oración“. Como director diocesano de ese apostolado, redacta oraciones y pequeños libros.  Este apostolado le hace ampliar su visión en cuanto a temas en relación a la misión de la Iglesia universal. Esto le despierta el interés de publicar en 1874 la revista: “El Pequeño Mensajero del Sagrado Corazón de Jesús". En ella destacó muy pronto su inquietud de fundar un seminario alemán de misiones dedicado a la formación de misioneros, lo cual veía como una necesidad.
 
En una ocasión se encuentra con el Mons. Raimondi de Hong-Kong y se lamenta que no haya ninguna casa para las misiones en Alemania. La respuesta del Obispo fue categórica y mandatoria para Arnoldo: “¿Ninguna casa misional en Alemania? ¡Hágala Usted!” Esta invitación tocó a Arnoldo en lo más íntimo y lo siguió pensando. Le quitó la calma. De modo que, según su estilo, comenzó a reflexionar si no sería realmente la voluntad de Dios.
 
¿Pero cómo? El no tenía recursos. Además, una fundación en Alemania era imposible por los años difíciles que se vivían. Era el tiempo de la política de Bismarck y su lucha por la cultura que no permitía fundaciones de institutos religiosos en Alemania. Eso significó que tenía que pensar en cruzar la frontera a Holanda. Nadie ni nada parecía estar a su favor para dar inicio a una casa misional.
 
Se acerca entonces al Obispo de Roermond. Este se sorprende y comenta: “¡Imagínate! Querer fundar una casa misional - y no tiene ni siquiera un solo real en su bolsillo. O es loco o santo!". La historia comprobó que era loco por Cristo y el Reino, lo que lo llevó de veras a ser santo.
 
Llegó el momento en que nada podía impedir a Arnoldo Janssen de realizar sus planes. “¡Es la voluntad de Dios!” se dijo después de mucha oración, reflexión, consultas y escucha de consejos. Su intención y casi obstinación de involucrar a los católicos de habla alemana en la misión del mundo, lo lleva finalmente a la fundación de la Casa Misional en Steyl. Con la ayuda de donaciones compra una posada en Steyl.
 
El 8 de septiembre de 1875 Arnoldo Janssen inaugura la casa “San Miguel”, que devino en casa madre de la congregación del Verbo Divino. Así, comienza muy sencillamente y con muchas dificultades lo que más tarde y muy pronto cobrará una dimensión universal: La conocida Familia Misionera de Steyl.
 
En otoño de 1877 dio inicio a una nueva actividad: los ejercicios espirituales que congregaban anualmente a cientos de religiosos y laicos para días de reflexión. Arnoldo abre de esa manera las puertas de Steyl para retiros y días de silencio. Para este servicio contaría muy pronto con las hermanas misioneras. Unos años más tarde Arnoldo crea su propia imprenta y promueve la evangelización para la misión a través de los medios de comunicación impresa.
 
Ya en 1879, a tan sólo cuatro años de la fundación, los dos primeros Misioneros del Verbo Divino se despiden para ir a la misión en China.
 
Arnoldo Janssen reconoció desde los comienzos la relevancia de contar con la colaboración de religiosas para la obra misional. Fue así que en 1889, junto con Elena Stollenwerk y Hendrina Stenmans, funda la Congregación de las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo. Ya hacia fines de 1895, Arnoldo envía las primeras cuatro misioneras a Argentina, primera misión de la Congregación fuera de Europa. En 1896 Arnoldo establece la tercera congregación en Steyl: las Hermanas Siervas del Espíritu Santo de Adoración Perpetua, de carisma contemplativo. Ellas se dedicarían en adelante a rezar por las dos congregaciones hermanas y sus actividades misioneras.
 
Movido por el espíritu, nuestro Fundador se convirtió en un hombre que confiaba profundamente, creía incondicionalmente, y se atrevía a hacer lo aparentemente imposible, posible. ¿El secreto de su éxito? Quienes lo conocían de cerca, aseguran que el secreto de su éxito era su fe vigorosa en su vocación divina, fe inconmovible en la misión, confianza inquebrantable en el Señor y la fe en sí mismo. Era una persona totalmente confiada en Dios e incansable en el trabajo. Se comprometía con todas sus fuerzas, inteligencia y corazón, también en las pruebas y los sufrimientos, incluso en desengaños o frente a hostilidades.
 
El P. Arnoldo no sólo sembró y regó su obra misional sino que la dirigió con máximo esfuerzo y presencia personal hasta - se podría decir - prácticamente el día de su muerte, lo que aconteció el 15 de enero de 1909. ¿Su herencia para el Reino? Tres congregaciones religiosas: dos misioneras y una contemplativa, internacionales, presentes en todo el mundo. Hasta el año en que murió, había 1.500 miembros entre Hermanas, Hermanos y Sacerdotes presentes en Holanda, China, Italia, Argentina, Austria, Alemania, Brasil, Togo, Nueva Guinea, Estados Unidos, Chile, Japón y Filipinas.
 
La proclamation de la palabra y el compartir la fe llevaron a los misioneros a adoptar diversas formas de apostolado y acercamiento a quienes fueron enviados. Servían como: agentes de pastoral, catequistas, directores espirituales, profesores, enfermeras, docentes, en trabajos sociales, en comunicaciones y a través de otros servicios necesarios en el momento.
 
¿Qué más nos dejó? Fue un hombre piadoso, guiado fundamentalmente por sus principios religiosos profundos, muy unido a Dios y enteramente entregado a la voluntad divina. Fuerte en su fe, arriesgaba y emprendía su camino una vez que tenía claro lo que Dios quería de él y lo llevaba a cabo. Su fe viva estaba acompañada de la convicción creyente de que Dios es el Creador y dueño de la vida. La profundizacion en el misterio del Dios Uno y Trino lo llevó a una profunda espiritualidad trinitaria. El sentirse cada vez más colmado de la grandeza de Dios, fue configurando poco a poco su estilo de orar, le hizo modificar su modo de pensar y finalmente transformar su modo de actuar.
 
En 1887, ya en la etapa final del desarrollo espiritual de su vida, cuando se manifesto en forma más profunda su amor y devoción al Espíritu Santo, Arnoldo se consagró totalmente al Dios del Amor. En esta consagración se manifesto totalmente transparente y sensible al Espíritu Santo. Es este hecho, podríamos decir, el que constituye la raíz de la fundacion de nuestra congregacion dedicada al Espíritru Santo. 
 
El P. Arnoldo fue canonizado en Roma, el 05 de octubre de 2003, junto al P. José Freinademetz, primer misionero SVD en China y el P. Comboni, fundador de los/as Combonianos/as, particularmente para Africa.
 

 

Actualizado ( Domingo, 29 de Mayo de 2011 14:24 )
 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.